viernes, septiembre 29, 2006

Visita de Gustavo "Tati" Milano a Villa Regina



Amigos, como siempre la visita de "Tati" Milano a la zona es mas que fructífera, por que siempre nos esta actualizando de la realidad del rugby nacional, en las distintas uniones que conforman la UAR.

Durante su visita a la localidad de Villa Regina, al club Banco Nación, estuvo en varias escuelas primarias promoviendo e interiorisando a los docentes de los establecimientos, de lo que es rugby, que no es un deporte violento y, que a su vez, es un deporte integrador y formador de personas.

Cerca de las 22 hs. llegó a la sede social y despues de 1:30 hs de charla con los participantes, compartimos un "tercer" tiempo con él, entrenadores de Banco Nación y de Roca Rugby.

Aquí les mostramos unas imagines del encuentro de ayer.

Como siempre, le agradecemos a Tati por estar siempre que se lo solicitamos, como también al Club anfitrión por el esfuerzo realizado, instandolos a que continuen con estos encuentros y apoyandonos mutuamente en estas iniciativas en bien del rugby local.

1 comentario:

jorge suarez dijo...

Amigos les envío este informe que elaboró Mario Barandiarán, uno de los tipos que más se ocupa del juego y de la difusión del rugby en el país, escribió un interesante editorial para el boletín técnico de la URBA. No habla sólo de rugby, sino de la vida. Y por eso nos pareció importante entregar algunos de los párrafos más salientes. El artículo lo levanté de Periodismo-Rugby, un blog de Jorge Busico


* “Hace poco tiempo hablando con una persona muy allegada a mi, y que me ayuda permanentemente en todo en lo que a mi formación se refiere, le comentaba que estaba preocupado por algunas sucesos que estaban aconteciendo en nuestra sociedad y sobre todo en los adolescentes (soy padre de chicos en esa edad). Veo en ellos, le comentaba, un gran desinterés por las cosas que hacen a su vida. Mucho peor, tengo la sensación de que nada les interesa y que han perdido la pasión por hacer; no hay compromiso con la escuela, con la participación en los centros de estudiantes, en grupos religiosos, en centros comunitarios, en los clubes.
Y eso lo veía reflejado también en los clubes de rugby a los que asistimos semanalmente y donde permanentemente conversamos con los entrenadores sobre este tema. El tema es recurrente: no tenemos jugadores o los chicos dejan de jugar por la falta de compromiso con el club y con sus compañeros o por factores sociales (falta de dinero para pagar la cuota) y casi siempre se finaliza con la frase “estamos preocupados”. Ante esta realidad mi amigo me decía que podemos preocuparnos por lo antes mencionado y quedarnos solamente en el discurso o, lo que era mucho mejor, mucho más dinámico, podemos OCUPARNOS de este problema”.
* “No escapa a la mayoría de los clubes que este año, o ha descendido la cantidad de jugadores, o se ha mantenido la misma cantidad lo que también es una mala performance. Podemos atribuirle esto a factores externos; problemas económicos, sociales, inseguridad, o cualquier otra excusa que no figure en la lista recién escrita. En resumen, poner siempre el problema “fuera de nosotros”.
Sería importante que en lugar de buscar afuera de nosotros los motivos, hagamos una mirada introspectiva; qué estamos haciendo mal en nuestro rugby que no logramos contener a la gran cantidad de jugadores que se acercan a jugar, pues la sensación es que llegan chicos pero no logramos que se queden”.
* “Invito a quienes dicen “estamos preocupados” a cambiar por vamos a ocuparnos. Es decir un concepto más activo. En la primera instancia, el de captar jugadores, vivimos en un área con una densidad poblacional bastante alta y seguramente si ponemos en acción programas de captación a través de colegios, parroquias, centros comunales, y llevamos adelante actividades exclusivamente recreativas con pelotas de rugby, quizá logremos que algunos chicos se queden jugando con nosotros rugby.
Pero el gran trabajo que tenemos en nuestros clubes es lograr contener a los chicos que han elegido al menos por un tiempo practicar nuestro deporte y es aquí en donde debemos OCUPARNOS verdaderamente de los chicos. Entrenamientos organizados y entretenidos con tiempos acordes a la edad de los chicos, campos de entrenamientos seguros, elementos necesarios, entrenadores capacitados y con la voluntad de colaborar con el desarrollo de los jugadores…
La verdad es que el gran desafío que tenemos hoy es ocuparnos más para conseguir que los chicos no dejen de jugar y que aquellos que nunca lo han hecho, se acerquen. Los tiempos son distintos; los intereses de los chicos se han modificado y si creemos que preocupándonos por el tema de una manera inmóvil lo solucionaremos, seguramente nos equivoquemos. Si pensamos que con lo que hacían aquellos que nos llevaron a jugar a nosotros sirve, nos seguimos equivocando. Tenemos delante de nosotros el gran desafío de ocuparnos de este tema”.